Volver al Inicio

LA OTRA ESPADA DE LA JUSTICIA

La Sala de lo Constitucional debería encargarse de proteger y asegurar el cumplimiento de Los derechos constitucionales y de limitar cualquier acción que intente debilitar el estado de Derecho en el país; claro, esto solo si es una Sala independiente. En los próximos meses dará inicio el proceso para que en junio de 2018 con la elección de cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de Los cuales cuatro integrarán la Sala de lo Constitucional. No cabe duda, que es deber de todos Los salvadoreños estar vigilantes y atentos de dicho proceso de elección. Sin embargo, son tres los actores clave que desempeñarán un rol protagónico, para bien o para mal, para exigir que se elijan los candidatos idóneos para la CSJ: los abogados, los medios de comunicación y la sociedad civil, en especial los jóvenes. 

En primer lugar, todos los abogados del país, principalmente los miembros de la Federación de Abogados de El Salvador (FEDAES) y las autoridades del Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) -quienes tienen la responsabilidad de elegir a los 30 candidatos, de quienes los diputados elegirán cinco magistrados. Los abogados no sólo deben vigilar y velar por la elección de candidatos idóneos, sino que también deben motivar y persuadir a sus colegas a presentarse a las urnas y, sobre todo, a dar su voto a candidatos probos, capaces e independientes. Solo 5,00o de los 25,000 profesionales del derecho autorizados acuden a las votaciones, ocasionando una disminución del nivel de representatividad democrática en el proceso. Es un deber de todos en el gremio de abogados de ser protagonistas y vigilantes para que, en el listado de 30 candidatos, figuren únicamente aspirantes con el más alto perfil para ejercer esta importante función con independencia y valentía. 

El segundo actor clave son Los medios de comunicación, pues como puentes que unen a la ciudadanía con Lo que pasa en la esfera política contribuyen a que los ciudadanos se enteren, de forma objetiva y veraz, sobre las acciones de sus representantes y de las consecuencias que éstas tienen en sus vidas, ¿cómo podrán denunciar cualquier abuso o cómo podrán incidir en el rumbo del país? Por lo tanto, es fundamental que los periodistas se formen en estos temas y no lo pierdan de vista en medio de todo el movimiento coyuntural, para poder así reflejar, como solo ellos son capaces de hacerlo, los acontecimientos de manera objetiva y transparente, además de estar atentos para denunciar cualquier anomalía. 

Finalmente, la sociedad civil organizada, especialmente los jóvenes salvadoreños, son el tercer actor central para evitar cualquier retroceso democrático en nuestro país. Como ciudadanos debemos estar conscientes del poder transformador que tenemos y que vigilar, condenar y poner un alto a cualquier acción que erosione nuestro estado de Derecho, es responsabilidad de todos. La sociedad civil debe cuestionar y comprometer públicamente a los candidatos a diputados sobre qué perfil de magistrados apoyará si resultara electo en marzo de 2018. Si durante la campaña electoral un candidato a diputado asegura que votará por los candidatos idóneos, pero termina eligiendo magistrados incapaces e influenciables, deberá entonces enfrentar las consecuencias en las urnas. 

La elección de los cinco magistrados de la CSJ del próximo año es un tema de interés colectivo, ya que los resultados de las mismas llegarán a tener repercusiones en la vida de cada salvadoreño sin distinción alguna. La Sala de lo Constitucional es responsable de logros como el poder elegir a nuestros diputados a través del voto por rostro, la institución de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP, entre otros; por lo tanto, una Sala atada de manos o una Sala conformada por magistrados que carecen de capacidad para desempeñar el cargo de forma independiente ante presiones políticas o económicas, significaría un enorme retroceso para el desarrollo del país. La Sala de lo Constitucional es la otra espada de la justicia, por lo que es de suma importancia que estos tres actores clave reconozcamos la importancia de asumir un papel activo y vigilante para asegurar que, de las elecciones, resulte una Sala independiente y capaz de fortalecer y defender el estado de Derecho en el país, y con ello a nosotros, los ciudadanos. 

Redacción por: Gabriela Domínguez , 

Participante del Programa de Mentoría de Fundación DTJ.